Chicha Taquiña impulsa la reactivación de la economía nacional en medio del COVID-19

Chicha Taquiña impulsa la reactivación de la economía nacional en medio del COVID-19

CBN firma convenio con Gobernación de Cochabamba para la compra de 60.000 toneladas de maíz

Chicha Taquiña impulsa la reactivación de la economía nacional en medio del COVID-19

 

Diciembre 10/2020. La Cervecería Boliviana Nacional (CBN) firmó un histórico convenio con el Gobierno Autónomo de Cochabamba para la compra de 60.000 toneladas de maíz, insumo que permitirá la producción de la Chicha Taquiña. El insumo permitirá producir la tradicional bebida cochabambina, un producto de gran aceptación entre el público boliviano.

 

El acto contó con la participación de la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, del alcalde Iván Telleria, del Gerente General de CBN, Tiago Menezes, del Director de Relaciones Internacionales de la empresa, Ibo Blazicevic, de toda la Mesa de Directores de CBN, autoridades e invitados especiales.

 

De esta manera, CBN ratificó su decisión de impulsar la reactivación de la economía boliviana hoy sumida en una recesión de 11,1% debido a los embates de la pandemia del COVID-19 que paralizaron la mayoría de las actividades económicas y, en particular las comerciales. Taquiña es la principal industria de Cochabamba y una de las mayores creadoras de empleo permanente.

 

CBN considera fundamental la preservación y la promoción de los valores culturales asociados a la chicha, para lo cual impulsa la producción de variedades autóctonas de maíz en los valles del departamento de Cochabamba y, de esta forma, fortalecer el apoyo de la empresa a las comunidades de productores agropecuarios.

 

El gerente CBN Tiago Menezes afirmó que con esta iniciativa la empresa ratifica su compromiso con desarrollo productivo de Cochabamba y con los valores culturales que unen a todos los bolivianos. “Creemos en la producción de los bolivianos y estamos convencidos que con la solidaridad de todos vamos a salir adelante”, afirmó.

 

En 2020, la empresa cervecera ha logrado generar un impacto económico positivo entre los agricultores asociados en el Sindicato Agrario de Taquiña, con la compra de maíz, pasando de 600 a 60.000 toneladas.

 

Las zonas beneficiadas por esta iniciativa son Valle Alto, Pocoata, Qollpasiaco, Aiquile y los municipios aledaños, cuyas autoridades destacaron la iniciativa de CBN.

 

Unas 11.200 familias se verán beneficiadas por este convenio que fue respaldado por las autoridades del Gobierno nacional en el marco de la estrategia para reactivar la economía boliviana. Las autoridades solicitaron a todos los actores del sector privados que ahonden los esfuerzos para poder impulsar las actividades económicas y garantizar el empleo de todos los bolivianos.

 

La producción de maíz en los valles cochabambinos es uno de los pilares de la economía campesina. En este sentido, esta compra permitirá incrementar los ingresos de decenas de familias bolivianas que dependen de dicha producción.

 

La empresa cervecera es un fuerte impulsor de la actividad agropecuaria debido a que los cereales son los principales insumos de la producción de cerveza y otros productos como la chicha.

 

Tradición local

 

La producción de Chicha Taquiña busca revitalizar la tradición local en la elaboración de esta bebida ancestral y, al mismo tiempo, reactivar la producción de variedades locales de maíz en los valles del departamento de Cochabamba.

 

La chicha es una de las bebidas más tradicionales de América del Sur y, en particular de los valles en Bolivia. Esta bebida se produce a partir de la fermentación no destilada del maíz y otros cereales originarios de la región, lo que la convierte en un producto altamente nutritivo.

 

Su producción, generalmente, se ha dado de forma artesanal, pero en los últimos los años CBN ha innovado a través de la generación de un producto industrial de la más alta calidad y de gran demanda en el mercado boliviano.

 

Aunque el área de producción y consumo de la chicha, con sus diferencias regionales, se extiende desde Centroamérica hasta el norte argentino, en pocos lugares como en el departamento de Cochabamba la industria artesanal se mantiene con vitalidad, pese a la progresiva merma en el consumo.

 

La Chicha de maíz, cuyo origen se pierde en la espiral del tiempo, ha cambiado muy poco desde la época prehispánica. Aunque algunos procedimientos se han tecnificado, la receta original prácticamente se mantiene inalterable: maíz triturado, agua, chancaca, y fermentos naturales configuran la base de la bebida.

 

La Chicha Taquiña, al igual que su rica composición, representa un equilibrio entre dos mundos: el del atavismo y la modernidad, la artesanía y la tecnología; pero por sobre todas las cosas, marca la evolución de una cultura que comenzaba a languidecer, hacia la restitución de un patrimonio continental.

Deja una respuesta