Alianza entre Fundación Natura y Total E&P Bolivie promueve conservación de agua y bosque

AGRICULTORES PROTEGERÁN VOLUNTARIAMENTE 524 HECTÁREAS DE BOSQUE

Alianza entre Fundación Natura y Total E&P Bolivie promueve conservación de agua y bosque en Lagunillas
En el marco del convenio entre Fundación Natura Bolivia y la empresa Total E&P Bolivie que opera en la zona, habitantes de las comunidades de Tapera, La Peña y Aguada Grande decidieron, de forma voluntaria, poner en conservación 524 hectáreas de bosque por el lapso de 3 años.
(Noviembre 2018)
El Gobierno Municipal de Lagunillas y Fundación Natura trabajan desde hace dos años por la conservación de las fuentes hídricas de este municipio, mediante un fondo denominado “Fondo de agua de Lagunillas”, que se implementa a través de Acuerdos Recíprocos por Agua (ARA). Ahora la empresa Total E&P Bolivie, operadora en los mayores campos nuevos en desarrollo del país y presente en la zona, ha decidido sumarse a esta iniciativa para la protección de dos microcuencas que se encuentran fuera del área de recarga hídrica ya priorizada por el “Fondo de agua de Lagunillas”.
Para ello, Total E&P Bolivie y Natura suscribieron un convenio de inversión social para la implementación del proyecto “Promoción de la conservación de los bosques y recursos hídricos en dos microcuencas del municipio de Lagunillas”. Esta alianza ha logrado que 15 familias de las comunidades de Tapera, La Peña y Aguada Grande del municipio de Lagunillas, firmen un ARA y de manera voluntaria decidan poner en conservación 524 hectáreas de bosque por el lapso de 3 años.
Debido a esta decisión, las 15 familias propietarias de la zona en conservación han recibido incentivos que son entregados a través de los ARA y permiten a los propietarios privados y comunidades contar con alternativas económicas.
Tito Vidaurre, director técnico de Natura, destacó la importancia de este emprendimiento a favor de la biodiversidad. “Estas familias son beneficiadas con materiales e insumos que les van a permitir hacer mejoras en sus tomas de agua, mejorar la división de sus potreros, proveerse y almacenar agua de mejor calidad. Los ARA son una herramienta para ayudar a la conservación, una tarea que es el deber de todos”, aseveró.
Por su parte, Maria Elisa Landivar, Gerente de Asuntos Públicos y Sociales de Total E&P Bolivie, explicó que esta empresa, “como operadora responsable, genera esta iniciativa con la Fundación Natura para promover las buenas prácticas en la protección y uso del recurso hídrico, así como la conservación del bosque de las comunidades que habitan dos micro cuencas en la zona norte del municipio de Lagunillas”. “Esta alianza entre la Fundación Natura y Total responde al compromiso de nuestra compañía con el desarrollo local de las comunidades donde operamos”, subrayó la ejecutiva.

Los incentivos
Plantines de naranjo, mandarina, lima criolla, rollos de alambre de púas grapas, tanques de agua y cajas apícolas fueron alguno de los materiales entregados a los comunarios como ayuda para su desarrollo económico y protección del área conservada.
A cambio de estos incentivos, los propietarios de la zona de conservación de bosque se comprometieron a evitar que en ésta se realicen actividades como desmonte, tala de árboles, extracción de plantas silvestres, uso de desechos de basura, uso de agroquímicos, extracción de áridos, cacería, apertura de senderos, caminos e incendios forestales.
Fundación Natura y Total ya entregaron el 50% de los incentivos para esta gestión, quedando comprometida la entrega de parte de Fundación Natura por el 50% restante para 2019, además de otros insumos, asistencia técnica en la implementación del proyecto, monitoreo e inspección aérea del área en conservación.
Esta es sólo una muestra de cómo instituciones públicas y privadas aúnan esfuerzos para un mismo objetivo; en este caso, en pro de la biodiversidad, calidad de agua y desarrollo de una zona que sufre escasez, además de incentivar a las personas a cuidar sus cuencas hídricas y sus bosques.
El Municipio de Lagunillas, ubicado en el Chaco de Santa Cruz, en los últimos años ha enfrentado sequías de manera periódica, quedando afectada así la disponibilidad de agua para la población. Este problema se acentúa por el impacto que ocasionan la ganadería al ramoneo y la ampliación de la frontera agrícola, acelerando la degradación de los bosques y en algunos casos hasta la pérdida de la cobertura vegetal, incidiendo negativamente a la conservación de los servicios ambientales que prestan las microcuencas.
Las microcuencas se convierten en tomas de agua utilizadas tanto para sistemas de riego como para consumo, pero dichas tomas se encuentran vulnerables ya que están al alcance no sólo del ganado de la zona, sino de cualquier otro animal que pueda contaminar el agua, atentando contra la salud de las personas que la consumen.
Ahora, gracias al convenio entre las mencionadas instituciones, el mejoramiento del acceso al agua será posible en la zona y para ello, las comunidades contarán con infraestructura adecuada que les permitirá captar agua con parámetros de calidad. De igual manera, el municipio y Natura trabajarán en mejoras de las infraestructuras de las captaciones de agua, lo que les permitirá mantener un mínimo de condiciones y características técnicas para proveer agua en el marco de la calidad y cantidad requerida por la población.

La voz de los agricultores
Edilfonso Bauti, de 56 años, habitante de la comunidad La Peña, es un productor agrícola beneficiario de los ARA que ha entregado voluntariamente 108 hectáreas de bosque, las cuales serán área de conservación. “Estoy muy contento con la ayuda que estamos recibiendo por parte de las instituciones, todo el terreno que estoy dando para área protegida tiene monte alto y virgen y tiene que ser protegido porque ese monte nos ayuda a tener más agua aparte que es el hogar de muchos animalitos, si nosotros no cuidamos este monte donde van a vivir todos esos pobres animalitos, por eso me alegra que hayan instituciones que nos ayuden a preservar nuestro monte y de paso que nos colaboren con materiales para nuestro uso”, manifestó.
De igual manera, Santiago Marques Aguayo, de 57 años, agricultor de la zona, fue uno de los beneficiarios en recibir materiales que le ayudaran a cercar las 140 hectáreas que ha entregado como área protegida. Respecto a la entrega de los incentivos, puntualizó que se enteró de esta iniciativa “gracias a las reuniones que tenemos con nuestro representante de la comunidad, y me gustó la idea de entregar tierra para que la preserven y a cambio ayuden con materiales. En el terreno que estoy entregando tengo vertiente y toma de agua y con el cerco que se va hacer vamos a proteger esa toma de agua y tener agua más limpia para el ganado y para nosotros mismos; me siento agradecido por que no había nadie que nos ayude y ahora con esto nos sentimos valorados y muy contentos, aunque el agua no nos falta, la tenemos bien medida”.

Lagunillas
Lagunillas es una localidad boliviana, capital de la provincia de Cordillera en el departamento de Santa Cruz, ubicada geográficamente en la región del Chaco, a los pies del cerro Incahuasi.
Situada al pie de la cordillera del Inca, a 275 km. al lado sur de la capital cruceña, rodeada por los municipios de Gutiérrez, Camiri y el departamento de Chuquisaca, Lagunillas es una acogedora población cuyas casas reciben a los visitantes con alegría. Este valle, productor de maíz, sorgo y otros cereales, está rodeado de serranías, las cuales son utilizadas como zonas de pastoreo para el ganado vacuno, además de albergar tomas agua que abastecen a todo el municipio.